Martes, 16 Diciembre 2014 00:00

HOTEL REAL DEL BOSQUE (TOLUCA)

Escrito por LADYMOTEL
Valora este artículo
(3 votos)
REAL DEL BOSQUE REAL DEL BOSQUE REAL DEL BOSQUE

Ahora que XY tenia que ir a trabajar a varios lugares de vez en cuando le ayudaba y muy a la argentina le “apoyaba”. Esta vez le toco ir a visitar a un cliente en Toluca, el cual se caracterizaba por ser una persona seria y desesperada, para él un minuto era la diferencia entre un buen negocio y uno malo.

XY eligió asientos en la parte trasera junto al baño, todo el camino fue besándome y tocando mi tanga por abajo del pantalón. Yo ya estaba con la calentura sobre mí, y ni el frio de la ciudad me lo quitaba. El invierno estaba entrando y daba duro al que se dejara.

Mi hombre tenia 1 hora con 30 min , y teníamos que decidir entre comer o comernos. Generalmente podíamos hacer ambas cosas, sin embargo en esta ocasión pasar por la comida quitaría tiempo.

Hace tiempo que XY había ido a Toluca había visto un motel llamado Real del Bosque. Para llegar no subimos a un autobús y avanzamos sobre la misma avenida que se encuentra saliendo de la terminal de autobuses. El tiempo apremia, por lo cual desesperados nos bajamos llegando al centro, pasando Miguel Hidalgo.

-Camina ahora sólo tenemos 60 minutos

-Pero mejor un taxi- dije con voz agonizante de la “corretiza” que estaba teniendo.

El hombre siguió caminando sobre Isidro Fabela hasta encontrar el motel, y claro yo de la mano como perro chihuahua cuando el dueño sale a correr.

El motel parecía sólo, era lunes y los lunes la gente no acostumbra a coger en horarios de oficina. El cuarto nos costo 250 y el de jacuzzi valía 350, pero para que tener un jacuzzi si sólo teníamos 50 minutos ahora.

Al entrar a la habitación no me pareció ni sucia, ni por completo limpia, eso sí tenia lo indispensable: una cama.

Al voltear también vi una regadera rodeada por cristales en haciendo un circulo a mitad del cuarto, de tal forma que si estabas acostado o en el baño podías ver a tu pareja bañándose o tocándose.

XY aventó los zapatos, pantalones y me quitó todo como un devorador insaciable de mujeres. Su miembro totalmente erguido generaba en mi una extraña excitación: parecería   elevarse como un pastel cuando le ponen levadura.

Las metidas no se hicieron esperar, ni el dale que pego y duro contra la pared.

Todo era rápido, pero tan bien hecho que tuve 2 orgasmos; mi cabello sudaba y mis piernas temblaban ante mi comedor compulsivo, ponerme en cuatro puntos fue fácil, como cargar a una niña chiquita.

Quería ducharme pero XY no me dejaba, estaba empapada en sudor y para ahorrar tiempo caminé pegada a él hacia la regadera.

De pronto el agua fría nos llego al cuerpo y ni así nos separamos, una segunda apertura de llave permitió que el agua se entibiara de tal forma que XY se tomó la libertad de sentarme en la pequeña barda de la regadera y darme un masaje en el clítoris con los dedos.

Apunto estaba de mi tercer orgasmo cuando la alarma del celular sonó, eran 15 para la hora. Me vestí hasta con la tanga al revés, salimos corriendo y ni adiós dijimos en el hotel (Al fin, ni llave nos dieron).

Justo a las 5:00 estábamos tocando la casa del señor R.

-Todo bien muchachos- dijo R.

-Claro, sólo que como corrimos ahorita-contestó XY

 

 Isidro Fabela 849, Doctores, 50060 Toluca de Lerdo, MEX
Teléfono:01 722 272 7220

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 12833 veces

3 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.