Domingo, 28 Agosto 2016 00:00

ÉL A LA ROMANTICA

Escrito por LADY MOTEL
Valora este artículo
(0 votos)

Hace tiempo que él me gustaba, y era tanto mi gusto que deseaba no sólo tenerlo físicamente, sino también de una forma espiritual. Un viejo amigo de la facultad decía que a la persona que uno ama de verdad, no sólo se debe llevar al hotel y devorarla, también es necesario llevarla por la nieve. Eso de “la nieve” no era más que terminó para decir que uno debe escuchar a esa persona, caminar con ella de la mano, como esos novios a la antigua que pedían permiso y hasta llevaban chaperón para ir por una nieve; ya saben algo más espiritual.

A mí me pasa algo extraño, a lo que algunos determinan ser “sapiosexual”, es decir me excito más con una plática interesante que de ver a un hombre guapo y con un megamiembro: por eso prefiero a los ñoñoños, y ratas de biblioteca o con barriga chelera, que a los guapos engreídos.
Él era... Él era... Guapo, o tal vez no, pero las historias que contaba con una cámara y esos dedos lo hacían ver así. Los fotógrafos hablan a través de sus cámaras.

Ese día estaba sola en casa, necesitaba compañía. Él era muy penoso, por eso se me hizo raro que de repente llamará y me dijera que estaba fuera de mi portón. Baje semidesnuda, pues es como acostumbro a dormir, corrí como una niña emocionada para abrir mi regalo. La obscuridad y el silencio realzaban más su personalidad: él tenía una altura que muy pocos podrían evitar ver, unos ojos cafés tras los lentes, y un cabello encantador.
Estaba muy nerviosa, jamás me había quedado sin habla. Cerré la puerta y lo invite a pasar, me daba pena que no tenía nada de tomar, mas que a mí.
Platicamos de un montón de cosas, de un montón de fotos, y no puedo negar que cada vez me mojaba más, deseaba violarlo. Para poder escucharlo mejor me había sentado junta a él en un pequeño sillón y mientras lo miraba platicar de la historia de una foto tomada hace 10 años en su primer trabajo, me volteo lentamente a ver y me beso. Antes jamás lo había hecho, no sé si por pena, por orgullo o por querer darse importancia.
Mientras lo besaba pensaba en muchas cosas, pero mis manos, actuaban dando masaje a su miembro, tratando de abrirle el cinturón.
-Por favor no digas nada, sólo continua.- me dijo mientras me desnudaba quitaba la poca ropa que me quedaba.
Se quito el cinturón, bajo sus pantalones y me dio a mamar su pene; era delicioso sentir como subir su erección, mientras él con sus manos me jalaba el cabello.
Mi tanga estaba en el suelo, junto a sus botas, y mis senos en sus manos, que los jugaban como si fueran a tomar una foto.
Se sentó en mi sillón y me colocó frente a él para darle sentones, como si lo montará. El placer que su miembro me generaba dentro mi vagina me hacia que gemía muchísimo, por lo que sus besos me calmaban, pero los mordiscos en mis pezones generaban más que dolor un placer inconmensurable.
Se sabe que los fotógrafos tiene unos dedos ligeros que se mueven rápidamente, y lo constate, tocaban mi clítoris con una delicadeza que pocos han tenido. Tantos movimientos generaron pequeños orgasmos, uno tras de otro.
Su pene estaba muy erecto, su venas se veían y su cabeza era gorda, tal como me gustan.
Me volteo y me puso de perrito, para darme con todo lo que tenía por atrás, me levantaba las nalgas para mirar como entraba y salía. Él estaba igual de callado como siempre, pero su corazón palpitaba con un a velocidad impresionante. En unas ultimas metidas escuche como gemía mientras se venía, lo miré y sus ojos reflejan mucho más. Lo sabía: él era todo un romántico.
Al final me senté como una niña fiel a sus historias a su lado y lo tomé de la mano mientras me daba otro pequeño beso.

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 1502 veces Modificado por última vez en Domingo, 28 Agosto 2016 01:08

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « ÉL A LA ROMANTICA Las fotos »

6 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.