Domingo, 05 Julio 2015 00:00

EL TAXI

Escrito por ladymotel
Valora este artículo
(2 votos)

Viajar por la Ciudad de Mexico se vuelve una pesadilla a las 6 de la tarde, es como si la ciudad escupiera a todos los hombres y mujeres Godínez para mandarlos a sus casas. Peor aún, es cuando Tláloc parece no tener ninguna piedad por verlos cansados.

Salí a las 7 pm del curso de Foto periodismo que muy amablemente me regalo el señor Charlie de @foro_eros, tome el metro para intentar llegar hasta a Polanco a las 8 pm, pensé que una hora alcanzaría perfectamente pero el señor tiempo me jugo una mala pasada.

Tome la línea 12 del metro, donde por fortuna lleva aire, sino eso sería un completo sauna. Transborde a la línea naranja, la línea Godín y recibí uno que otro arrimón nada malo, ya saben que fetiche tengo por los de traje…

Ya en metro Polanco baje como la loca que soy, pues eran casi las 7:45 y elegí tomar un taxi pues la lluvia era fortísima.

-Me lleva a periférico, por favor, por todo Homero.

-Sí, claro- dijo el señor taxista de aproximadamente unos 60 años de edad.

La mayoría de los taxistas son psicólogos en ruedas, pero por alguna rara razón en esta ocasión comencé yo hacer la terapia.

Me dijo que era raro que estuviera tan apresurada, puesto que todos salían de esa zona y no entraban, me comento del clima y otras cosas triviales; la platica torno un poco diferente cuando comenzó a decir que las mujeres eran guapas con actitud y que le volvía loco actitud de su esposa.

Esa actitud era mucho mejor cuando ella usaba lencería e hilo dental. Siendo honesta yo sólo decía que sí, tomaba su comentario y le daba un giro femenino para sentir que lo contestaba.

Aunque en efecto, la actitud casi siempre gana al atractivo físico.

De repente me dijo

-Dice usted qué toma fotos de desnudo, verdad

-Sí, claro- contesté pues en una de esas se me había escapado.

-¿Qué le parece si me da su opinión sobre las que le tomo a mi esposa? Bueno es mi segunda esposa, la otra la deje porque siempre usaba calzones de abuelita.

En ese instante una llamada salvadora hizo que tardara un poco más en sacar la camarita.

En un alto ya casi antes de llegar a periférico, no tuve escapatoria y vi las fotos.

Era una mujer como de 40 años en tanga negra, la verdad tenía buena nalga, pero …

El señor la veía con ojos de amor

-Señorita, yo sé que no es la mejor, pero espero que algún día se anime a tomarle fotos. Su sueño es que dos la penetren, ¿conoce a alguien que quiera?

-La verdad no- dije tajantemente, aunque con una sonrisa pues como romper la ilusión a un hombre enamorado.

Las fotos no eran malas porque la hacian ver sexy. Pero ahh para hoteles donde se metía al don, daban miedo.

 

Antes de bajar dijo

-Con sólo ver las fotos de mi mujer se me para

Ante ese comentario sólo dije

-Mucho gusto, excelente tarde y diviértase mucho con su pareja.

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 1792 veces

2 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.